Publicidad

YogaOne se hace fuerte en Madrid: crece en pleno Chamartín y sumará seis clubes en la capital

La cadena de estudios de yoga fundada por el grupo DiR tiene dos aperturas previstas en la ciudad en Puerta de Toledo, en el centro, y una más en la zona de Hispanoamérica.

YogaOne ok

El grupo DiR continúa creciendo en el fitness español de la mano de franquicias boutique. La compañía catalana, que en 2016 fundó YogaOne para crecer en el sector de los estudios de yoga, abrirá su sexto estudio en Madrid. La compañía tiene previstas dos aperturas en la capital española, una de ellas en Puerta de Toledo, y una más en la zona de Hispanoamérica entre los metros de Pio XII y Colombia, en el barrio de Chamartín.

YogaOne es la marca con la que el grupo DiR busca crecer indirectamente fuera de Cataluña, donde tradicionalmente ha centrado su actividad. La cadena de centros de yoga, que opera con franquicias en clubes de al menos 200 metros cuadrados, también ha abierto este año sus primeros clubes en Zaragoza y Pamplona.

Con los dos nuevos estudios en Madrid, YogaOne sumará 44 establecimientos en total, 36 de ellos en Cataluña. En esta región cuenta con tres clubs propios, que fueron los primeros que abrió a partir de 2016. El resto se encuentran en Madrid (6), Pamplona y Zaragoza.

Tras abrir sus primeros locales propios, ahora el modelo de expansión es con franquicias y a través de técnicos de yoga que ven en esta marca una oportunidad para autoemplearse. De este modo, la compañía no compromete recursos propios en un momento complicado por la falta de financiación externa y la estrangulación de caja que ha supuesto la pandemia para el sector deportivo.

DiR cobra un canon de entrada de 17.500 euros, a lo que se suma un fee mensual del 6% de las ventas como royalty y un euro adicional por cada socio para cubrir los gastos de publicidad. Al margen, se requiere una inversión que oscila entre 65.000 euros y 124.000 euros para adecuar el local, con un periodo de dos años para recuperar la inversión. El contrato mínimo es por doce años.

A diferencia de algunos centros boutique, YogaOne no cobra según el número de accesos mensuales que realizan los clientes, sino que apuesta por un abono mensual o anual, cuyo precio oscila entre 33 euros y 39,90 euros, en función de si se opta por pagar mes a mes o todo el año.

YogaOne forma parte de la cartera de marcas del grupo catalán fundado en 1979 para operar gimnasios de gran tamaño bajo la firma DiR, aunque a partir de 2016 empezó a diversificarse y puso en marcha BDiR, especializada en gimnasios de barrio y proximidad, y Jambox, para abrir boutiques de boxeo. En la actualidad opera 14 clubes BDiR, muchos de ellos franquiciados, un Jambox y veinte instalaciones DiR, la mayoría de ellas propias y cuatro operados por terceros. Contado los estudios YogaOne, la empresa cuenta con 78 instalaciones propias y franquiciadas.  

Se desconoce el volumen de ingresos de DiR en 2020, un año marcado por la pandemia y por el derivado cierre temporal de instalaciones deportivas por fuerza mayor. Su fundador y presidente, Ramón Canela, llegó a decir que la caída mensual de ingresos durante los cierres temporales se elevaba a 4 millones de euros.

La empresa catalana se ha visto muy afectada por el freno a su actividad, lo que le ha llevado a pedir un rescate de 25 millones al fondo de la SepiA ello se le suma los 2,6 millones de euros que recibirá de la Generalitat de Catalunya a través de Avançsa, a través de un préstamo participativo.

Publicidad

Publicidad

Alta Newsletter

Completa el formulario para unirte a la comunidad de profesionales de la industria del deporte de 2Playbook y recibir cada mañana la información que necesitas para tu jornada.

Formulario

* Opcional
Áreas de interés