Publicidad

JD ha reconvertido a Sprinter todas las tiendas de Sport Zone en España.

JD Sports saca brillo a la fusión Sprinter-Sport Zone: dobla valoración tras disparar su beneficio

El negocio ibérico de JD Sports multiplicó por veinte sus ganancias en 2019, después de completar la integración operativa de las dos cadenas. A la espera del impacto del Covid-19, el grupo deberá pagar 76 millones por el 30% de la filial que no controla.

La fusión del negocio de Sprinter y Sport Zone en la Península Ibérica empieza a dar sus resultados. Iberian Sport Retail Group, la compañía creada para gestionar su negocio en España y Portugal, multiplicó por veinte su beneficio neto durante el último ejercicio, hasta 23,3 millones de libras (25,8 millones de euros). Además, la facturación se disparó un 18% interanual, hasta 629,9 millones de libras (696,3 millones de euros), según el informe anual hecho público ayer por JD Sports.

El grupo británico es el máximo accionista de este proyecto, iniciado en 2017 y que ha dado paso a una cadena que controla 264 establecimientos entre ambos países. Hoy controla el 70% de la compañía, aunque mantiene una opción de compra por el resto, cuya valoración ha ido a más. La dirección se marcó el objetivo de pagar un máximo de 332 millones de libras (367 millones de euros) por el 30% de las acciones, si bien la valoración actual se ha fijado en 68,8 millones de libras (76 millones), el doble que hace un año. El 100% del negocio estaría tasado en más de 250 millones de euros.

La empresa sostiene que “la valoración es considerablemente más alta que el año anterior, debido principalmente a un rendimiento comercial sustancialmente mejor”. En este sentido, recuerda que el precio final está acordado que se establezca utilizando un múltiplo de ebitda (resultado de explotación), una tasa de descuento adecuada y pronósticos aprobados.

JD Sports ha doblado el precio que estima que deberá pagar por el 30% que no controla de Sprinter-Sport Zone, hasta 76 millones de euros

Sin embargo, la primera ventana para realizar esta operación se abrirá el 31 de enero de 2021, un mes antes del cierre del ejercicio iniciado en marzo y en el que se recogerá todo el impacto de la pandemia, con las consecuencias que pueda tener eso en la fijación del precio final de las acciones. Por ejemplo, los títulos de JD Sports cayeron más de un 50% tras el estallido de la crisis, pero en los últimos dos meses han recuperado casi la mitad de la capitalización perdida.

En este punto, JD Sports señala que “si bien Iberia, y particularmente España, ha sido una de las regiones más afectadas por el brote de Covid-19, creemos firmemente que nuestra propuesta combinada de Sprinter y Sport Zone, con mayor énfasis en la participación deportiva activa y el fitness, se traduce en una posición sólida con sus operaciones ya estructuradas adecuadamente para el futuro”. Es decir, que la apuesta por las prendas técnicas frente a la moda urbana podría amortiguar la caída de ventas, en tanto que sí se ha producido un boom del ejercicio físico tras el confinamiento.

A este factor relacionado con los hábitos de consumo se le añade la mejora de la eficiencia logística. Según la dirección, “después de haber reestructurado las operaciones, estas empresas tienen una plataforma sólida para la recuperación futura a medida que se levantan las restricciones operativas”. Y añade: “Habiendo completado la transferencia de las operaciones de Sport Zone a la infraestructura de Sprinter en el primer semestre del año, nos sentimos alentados por los desarrollos positivos en nuestros negocios en Iberia”.

El hub logístico de Alicante se creó hace dos años con una inversión de 35 millones de euros, a los que se sumaron 12 millones adicionales el pasado ejercicio para potenciarlo tecnológicamente. Este proyecto permitió, a su vez, centralizar todas las operaciones del grupo en la Península Ibérica, después de la integración de los negocios de JD Sports, Sprinter y Sport Zone en España y Portugal. “El proceso para integrar los negocios […] ahora se ha completado”, se asegura en el informe anual.

Este movimiento corporativo ha elevado el peso de la compañía de origen español, que no sólo supervisa todo el negocio ibérico, sino que su marca se ha impuesto para todo el territorio español, incluido Canarias. Sport Zone, por su parte, sólo se mantendrá viva en Portugal, que es donde Sonae desarrolló esta cadena en sus orígenes antes de dar el paso al país vecino.

Sprinter ha ganado peso en el grupo, pasando a controlar toda la red de tiendas en España y asumiendo las operaciones de Sport Zone en Portugal

Esta relevancia ha ido a más con el estreno del centro logístico, que JD Sports considera estratégico en caso de un Brexit de consecuencias inesperadas. El grupo británico está atento a las consecuencias que podría tener la salida de Reino Unido de la Unión Europea (UE), y Alicante podría acabar teniendo un papel determinante en su cadena de suministro para evitar el sobrecoste que podría suponer la imposición de aranceles cuando se formalice el Brexit.

El gigante del retail deportivo señala en su memoria anual, hecha pública ayer, que en el corto plazo está en disposición de “acelerar la entrada de bienes en Europa y está considerando ambas opciones para mantener estas existencias en una ubicación central, potencialmente utilizando espacio en el almacén de Sprinter en Alicante, y aumentando las existencias en cada tienda europea donde sea posible”.

Es la solución inmediata para intentar mitigar el coste adicional que pueda tener este proceso político en un contexto ya de por sí complicado, pues la crisis sanitaria provocada por el Covid-19 ya supondrá un duro golpe a las ventas y el margen de la compañía. “Ha limitado nuestro progreso a corto plazo”, señalo ayer el presidente ejecutivo de la compañía, Peter Cowgill. En el largo plazo, su objetivo es que el recién estrenado almacén de Bélgica, con 26.000 metros cuadrados, sea capaz de soportar toda la logística en suelo continental.

A los 264 establecimientos de Sprinter y Sport Zone hay que añadir los 84 que operan bajo la marca JD Sports en la Península Ibérica. En total, el grupo concluyó el último ejercicio fiscal con una red de 781 establecimientos que operan a través de distintas enseñas y dirigidos a distintos segmentos. Parte de este crecimiento se ha realizado mediante adquisiciones, que en dos años le han permitido doblar una facturación que ascendió a 6.111 millones de libras (6.756 millones de euros) en 2019. El beneficio neto se contrajo un 7,1%, hasta 348,5 millones de libras (385 millones de euros.

Publicidad

Publicidad

La redacción propone

Alta Newsletter

Completa el formulario para unirte a la comunidad de profesionales de la industria del deporte de 2Playbook y recibir cada mañana la información que necesitas para tu jornada.

Formulario

* Opcional
Áreas de interés