Publicidad

El retail deportivo vuelve a batir su récord: factura 5.200 millones en España antes de la Covid

Los grupos de distribución al por menor lograron la cifra más alta en volumen de negocio en 2019, según los últimos datos publicados por el INE. Son casi 500 millones más que hace cuatro años. El personal ocupado también aumentó hasta 40.000 empleados.

trail running rfea atletismo

El retail deportivo encaró la pandemia de forma dispar. Por un lado, las empresas españolas afrontaron el reto de la digitalización y la omnicanalidad a contrarreloj tras años de transición a marchas forzadas. Por otro, en términos macro, el sector nunca había gozado de mejor salud en España. En 2019 la facturación de la industria alcanzó 5.192 millones de euros, un 4% más el año anterior, según los últimos datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Los datos del INE, no obstante, recogen únicamente el comercio al por menor de artículos deportivos en establecimientos especializados. Es decir, que parte de la facturación de compañías como Joma, Macron y otros grandes grupos que producen para terceros como Commercial Group no estarían incluidos en el código que utiliza el organismo público.

Así se explica la diferencia entre los datos presentados por el INE y la Asociación de Fabricantes y Distribuidores de España (Afydad) correspondientes a 2019. Según la patronal, el sector facturó 7.630 millones de euros antes de la pandemia. Sin contar la venta de bicicletas, la cifra de negocio se situó en 5.760 millones, casi 500 millones más de lo que marca el INE.

Los datos publicados por el servicio estadístico son el termómetro para las principales cadenas de distribución deportiva. Bajo este código operan gigantes como Decathlon, Sprinter, JD, Décimas, Foot Locker o Deporvillage, así como los comercios asociados a las centrales de compras. Ahora bien, el INE también introduce modificaciones en las estadísticas que alteran los resultados.

 

Según los registros del año pasado, en 2018 se había rebasado por primera vez la barrera de los 5.000 millones de euros en facturación. Tras las modificaciones introducidas este año, finalmente no se llegó a superar ese hito, algo que sí se logró en 2019, pues el factor corrector nunca tiene un impacto tan grande.

Volviendo a los números de 2019, los últimos disponibles, se aprecia que dos grandes grupos se reparten más de la mitad del pastel en España: Decathlon y Sprinter-JD. El grupo galo facturó 1.952 millones de euros en España en dicho ejercicio fiscal, mientras que la joint venture entre el grupo alicantino y el británico acarició los 700 millones de euros.

La mayor concentración del mercado en grandes grupos se aprecia en indicadores como el número de empresas. En 2019 desaparecieron 260 comercios deportivos, normalmente independientes asociados a centrales de compras, y la cifra se sitúa en su mínimo histórico con 6.185 retailers. Otro de los indicadores que toman el pulso al mercado es el empleo. Pese al cierre de tiendas, los grandes grupos continúan su expansión y su fuerza laboral es muy superior a la de establecimientos independientes.

Así se explica que el número de personas ocupadas en el retail deportivo superase por primera vez las 40.000 en 2019. De estas, 27.914 son personal remunerado a tiempo completo, 700 puestos de trabajo más que el año anterior. Como consecuencia, los gastos en personal aumentaron un 9,7% interanual, hasta 762,37 millones de euros.

 

La inversión en activos materiales, por el contrario, cayó de 81,4 millones a 63 millones euros, un nivel que no se veía desde 2016. Este y otros ajustes han permitido que el excedente bruto de explotación volviera a mejorar por segundo año consecutivo tras la fuerte caída experimentada en 2017. La mejora fue del 6,14% interanual, hasta 395,2 millones de euros, aunque aún está muy lejos de los 410,2 millones logrados en 2016.

Entre las razones de este deterioro de la rentabilidad respecto a años previos es la presión de las marcas para establecer un precio final más competitivo en categorías como las de rendimiento. A ello, se le añade la ofensiva directa al consumidor de grandes marcas como Nike o Adidas, que han vuelto a recortar su red de distribuidores y con las que difícilmente pueden rivalizar las cadenas.

Una de las grandes cuestiones será como afectará la crisis de la Covid-19 a los márgenes de las compañías. Se estima que el negocio a nivel europeo cayó un 10% de media, hasta 28.600 millones de euros, aunque aún no se han presentado datos en España. La filial de Puma logró crecer, mientras que otras como Munich o Forum Sport contuvieron amortiguaron la caída hasta un 7% y un 14%, respectivamente. Para otras, como Adidas, Base e Intersport, el golpe fue de entre el 25% y el 35% de su negocio. 

Publicidad

Publicidad

Alta Newsletter

Completa el formulario para unirte a la comunidad de profesionales de la industria del deporte de 2Playbook y recibir cada mañana la información que necesitas para tu jornada.

Formulario

* Opcional
Áreas de interés