Publicidad

Wala se refuerza en las áreas de retail y marketing tras facturar 41 millones en 2020

La cadena catalana, especializada en la distribución de artículos deportivos, ha perdido un 22,6% de su negocio por la Covid-19. Pese a todo, ha adelantado la apertura de su tienda en Vic a finales de marzo y ha incorporado a Anna Iglesias y David Lago.

wala tienda barcelona

Wala se refuerza pese a la factura que la Covid-19 ha pasado a su negocio en 2020. La cadena catalana especializada en la distribución de artículos deportivos ha cerrado el último ejercicio fiscal (finalizado en febrero) con una facturación de 41 millones de euros. Se trata de una caída del 22,6% en relación a 2019, aunque, pese a las dificultades, “el resultado ha sido mejor de lo esperado en las previsiones iniciales”, reconoce a 2Playbook su director general, Jordi Querol.

El grupo Unipreus, sociedad que rige las tiendas de Wala, se había marcado como objetivo alcanzar una facturación de 55 millones de euros en 2020, que habría supuesto un crecimiento interanual del 4%. “Hemos logrado normalizar las ventas en los dos últimos trimestres, y eso que nuestras tiendas están cerradas de nuevo”, subraya Querol.

La evolución positiva de Wala en los últimos meses se ha visto reflejada en dos hechos. En primer lugar, el refuerzo de su estructura directiva con dos nuevos fichajes. El grupo ha incorporado a David Lago como responsable de la red de tiendas, y a Anna Iglesias para dirigir el área digital y de marketing.

Lago ha trabajado los últimos ocho años como gerente de la tienda especializada Evasion Running, ubicada en el municipio catalán de Vilanova i la Geltrú. Anteriormente había trabajado para Telepizza como gerente de varios de sus locales y consultor de franquicias.

Iglesias, por su parte, se incorpora procedente de Natural Optics Group, empresa en la que ha pasado los últimos tres años como responsable del departamento de fidelización del cliente. Graduada en periodismo, su carrera ha estado vinculada al ámbito farmacéutico, y esta será su primera incursión en una compañía deportiva.

Wala ha cerrado 2020 superando las previsiones, aunque aún tiene sus tiendas cerradas

Además de reforzar su organigrama, Wala también ha apostado por desafiar a la Covid-19 y adelantar la apertura de Vic. El establecimiento debía haberse inaugurado el año pasado en los meses de confinamiento, pero su apertura fue pospuesta hasta abril de 2021. La compañía, sin embargo, ha optado por adelantarla hasta los últimos días de marzo a pesar de las restricciones que aún existen en Cataluña, donde su ubican sus cuatro puntos de venta.

Wala aún no ha podido abrir las puertas de sus tiendas este año, por lo que Querol espera que la Covid-19 “aún tenga un impacto negativo este año en nuestro negocio”. “Nuestra previsión es que haya cierres parciales y perimetrales en el primer semestre y que haya un nuevo rebote en las ventas a partir de la segunda mitad del año”, sostiene.

La apertura de Vic no es el único proyecto donde la empresa familiar tiene el punto de mira. “Aún quedan muchas plazas interesantes y poblaciones con recorrido antes de dar el salto a otra región”, explica el directivo. “Estamos atentos a diferentes oportunidades”, subraya, sin desvelar las posibles localizaciones de un nuevo local.

El modelo de la cadena precisa de espacios de grandes dimensiones, de entre 3.000 metros y 4.500 metros cuadrados. Hasta la llegada de la Covid-19, era uno de los que más dificultades encontraba para crecer, pero para Querol ha sido uno de los grandes reforzados: “Lo que estamos detectando es que nuestro formato de tiendas, situadas en las afueras de la ciudad, con acceso rápido y aparcamiento es el que está siendo más favorecido porque los clientes están rehuyendo de adentrarse en los grandes núcleos urbanos”.

"El multimarca multideporte fuera de centros urbanos saldrá reforzado"

Wala, además, no sólo ha frenado el impacto de la Covid-19 por su formato de tienda, sino por la apuesta por un producto más técnico que de moda deportiva. El despegue de los deportes al aire libre, como el ciclismo, el entrenamiento outdoor o el running, tiraron de las ventas en la segunda mitad de 2020 junto con el textil “cómodo, de estar por casa”, explica Querol.

La apuesta como multimarca y multideporte ha permitido sortear un golpe mayor en las ventas y también los problemas en la cadena de suministro en estos sectores. “Ya sabemos que hay escasez en determinadas familias de productos, pero hemos podido salvarlo muy bien porque no son los motores de las ventas”.

Otra de las palancas que les ha permitido compensar parcialmente el cierre de las tiendas ha sido el ecommerce, que ya supone el 20% de la facturación total. Querol asegura que “estamos volcados en el desarrollo digital y omnicanal”. Para seguir dando gas a esta parte de su negocio Wala no sólo se apoyará en el talento interno, sino que también “buscaremos colaboraciones externas para potenciar el ecommerce”.

La mayor inversión en el desarrollo digital y tecnológico ha supuesto la paralización de otros proyectos de la compañía. Entre ellos, el lanzamiento de nuevas marcas propias. A finales de 2019 Wala lanzó Exklusif, su segunda firma propia para crecer en textil, y se contemplaba la posibilidad de dar el salto con nuevas enseñas a medio plazo. Los planes ahora pasan por “desarrollar las marcas que ya tenemos”, confirma el ejecutivo.

Publicidad

Publicidad

La redacción propone

Alta Newsletter

Completa el formulario para unirte a la comunidad de profesionales de la industria del deporte de 2Playbook y recibir cada mañana la información que necesitas para tu jornada.

Formulario

* Opcional
Áreas de interés