Publicidad

El Barça logra el sí a 525 millones de Goldman Sachs para reestructurar una deuda de 1.044 millones

El club tuvo que pedir un préstamo puente de 80 millones para pagar las facturas de junio, que ahora reestructurará junto a las emisiones de bonos por 200 millones que vencen en 2024. El plan es firmar a un tipo del 3% con quince años de plazo.

barça asamblea 19 20 eduard romeu

“A cada papel que levantamos, factura que encontramos”. El vicepresidente económico, Eduard Romeu, se ha estrenado hoy ante la asamblea de compromisarios y lo ha hecho con la difícil papeleta de defender la necesidad de defender la aprobación de un préstamo de 525 millones de euros coordinado por Goldman Sachs y con la única garantía de los derechos de televisión. Ello, tras detallar cuál ha sido la evolución del apalancamiento del club y los graves problemas de tesorería existentes. La votación se ha saldado con 588 síes, 28 noes y 43 en blanco.

El vicepresidente económico ha reforzado la necesidad de esta operación porque permitiría reducir los costes financieros y ampliar el calendario de vencimientos. A la espera de la calificación que han solicitado a Fitch, la junta de Laporta trabaja con el objetivo de lograr un tipo de interés máximo del 3% y un plan de vencimientos de diez años, con dos de carencia en los que sólo se pagarían intereses. La ambición es que los recursos entren en caja en agosto.

“En estos momentos, tenemos detectada una deuda financiera neta de 673 millones, ajustada de 1.044 millones y acabaremos en una cifra más alta”, ha advertido el miembro de la junta directiva. Es decir, que en cuatro años se ha multiplicado por diez entre un aumento excesivo de la inversión en futbolistas y la crisis de liquidez provocada por la pandemia.

El dirigente no ha aclarado cuál de los dos términos se refieren al método de cálculo de LaLiga, aunque fuentes consultadas por 2Playbook señalan que el primero es el que permite ver la evolución real de la deuda neta respecto a los útlimos años. El segundo sería el importe bruto, sin descontar los importes pendientes de cobrar por futbolistas y el resto de activos líquidos de los que dispone.

Romeu ha querido puntualizar algunas de las reflexiones de su predecesor, Jordi Moix, y ha dejado claro que el impacto de la Covid-19 en las cuentas de 2019-2020 sólo fue de 42 millones y no 130 millones cómo se dijo, atendiendo al análisis realizado por LaLiga. Es decir, que esa diferencia sería atribuible a la gestión de la última junta de Josep Maria Bartomeu y no a la pandemia.

Estos dos elementos, un déficit de gestión y la crisis sanitaria, han provocado que el club ya haya tenido que pedir 80 millones de euros a tres meses, con tal de poder atender pagos urgentes: 75 millones en traspasos, 24 millones en impuestos y 57 millones en salarios. “No había tesorería suficiente”, ha insistido el dirigente. A eso habrá que sumar los 38 millones que prevén que habrá que devolver por los abonos pagados y no disfrutados por los socios, así como 161 millones en salarios aplazados.

Lo que es evidente es que el Barça no tiene dinero para pagar ese préstamo en verano, de ahí la necesidad de aprobar la operación con Goldman Sachs. Con ese préstamo, la junta de Laporta quiere refinanciar este crédito, así como los 200 millones que se obtuvieron mediante emisiones de bonos y que vencen en 2024. El resto se destinaría a garantizar la tesorería necesaria para los próximos 24 meses, según ha detallado Jaume Guardiola, ex consejero delegado de Banco Sabadell y nuevo presidente de la comisión económica.

El banquero ha reforzado el discurso de Romeu, señalando que “la deuda no puede ser atendida con la actual generación de caja”. En este sentido, ambos han recordado que el incumplimiento de los covenants acordados con los fondos americanos estaban reduciendo de forma importante el margen de maniobra de los actuales gestores. Tanto como el incremento de los costes financieros, que pasaron de 13 millones en 2017-2018 a 41 millones de euros en 2020-2021. El objetivo es que el próximo año, y tras la refinanciación, el coste de la deuda baje a 26 millones de euros.

“El mensaje que damos al mercado demostrando la confianza que nos da Goldman Sachs está en esta línea es que se puede confiar en el Barça”, ha remachado Joan Laporta, cuya presidencia y ejecución del plan estratégico depende de estos recursos.

Publicidad

Publicidad

Alta Newsletter

Completa el formulario para unirte a la comunidad de profesionales de la industria del deporte de 2Playbook y recibir cada mañana la información que necesitas para tu jornada.

Formulario

* Opcional
Áreas de interés