Publicidad

Los clubes de LaLiga captan 280 millones en ampliaciones de capital tras el ‘shock’ de la Covid

Dueños de equipos españoles se han adelantado a las advertencias de Uefa, que cifró en 3.000 millones las necesidades de capital a cubrir por los accionistas de clubes europeos tras la pandemia. Atleti, Espanyol y Girona, los que más recursos recibirán.

rcd espanyol 2020 2021 segunda

El Atlético de Madrid anunciaba a última hora de la tarde del lunes el lanzamiento de una ampliación de capital de casi 182 millones de euros. Pasó desapercibida entre los titulares y alabanzas al campeón de LaLiga Santander 2020-2021, pero la noticia tiene su empaque: es una de las mayores operaciones de capitalización puestas en marcha en el fútbol español, y valora al club colchonero en 981 millones de euros. La trascendencia de esta operación no se queda ahí. Está será la tendencia en los próximos meses en el fútbol nacional y europeo tras la Covid. En España, el volumen de las diferentes ampliaciones de capital que se han ido poniendo en marcha desde el arranque de la pandemia alcanza los 280,3 millones de euros, según datos recopilados por 2Playbook Intelligence,  la herramienta de inteligencia de mercado de 2Playbook.

La propia Uefa lo advertía la semana pasada: las necesidades de capital a cubrir por accionistas de los clubes europeos ascienden a unos 3.000 millones de euros, tras cifrar las pérdidas operativas acumuladas entre 2019-2020 y 2020-2021 entre 5.300 millones y 6.200 millones de euros. Ello, tras un 2018-2019 en el que ya se perdió la senda de la rentabilidad, pasando de un beneficio antes de impuestos de 140 millones a unos números rojos de 125 millones de euros. “La escalada del gasto en fichajes erosionó la rentabilidad final”, apunta el regulador.

En su informe anual, el primero que mide el impacto de la Covid-19 en el fútbol continental y avanzado por este medio, Uefa estima la caída de ingresos en una horquilla de entre 7.200 millones y 8.100 millones de euros respecto a lo previsto. Además, advierte que el impacto podría extenderse a 2021-2022 y más allá en función del interés del público por volver inmediatamente a las gradas, del posible impacto en los patrocinios y de los 700 millones de euros que ya se dan por perdidos de los contratos audiovisuales de la próxima temporada.

En este escenario, los propietarios de muchos de los clubes de LaLiga ya han comenzado a mover ficha antes de tiempo. Liquidez adicional para evitar un sobreendeudamiento a corto plazo y, más importante, no ver limitado su límite salarial en 2021-2022. En total, hasta trece equipos han puesto en marcha ampliaciones de capital desde el pasado verano. En Primera División, junto al Atleti, el Cádiz CF y el Elche CF han reforzado su posición financiera durante la pandemia.

Uefa estima la caída de ingresos en una horquilla de entre 7.200 millones y 8.100 millones de euros

El club rojiblanco detalló en un comunicado la motivación de su ampliación de capital: “Mitigar los efectos económicos adversos causados por la pandemia en los ingresos del club durante esta temporada, así como reducir el nivel de endeudamiento motivado tanto por la inversión en el nuevo estadio como por la adquisición de jugadores para mantener el nivel de competitividad del primer equipo”.

El club andaluz completó recientemente una ampliación de 3 millones de euros, que cerró con exceso de demanda ante el interés inversor, que se suma a los 1,4 millones de euros que inscribió en febrero de una operación de capital ya aportado la temporada pasada. En total 4,4 millones de euros que refuerzan a la entidad en su camino en la élite, una vez lograda la permanencia. Tras este aumento, el capital social resultante rozará los 5,5 millones de euros. En este caso, está por ver cómo alterará el mapa accionarial, en el que Manuel Vizcaíno y Enrique Pina hoy son los socios más importantes.

Más tuvo que sudar el Elche para sellar su continuidad en Primera el próximo curso. Antes de lograr el objetivo, el club ilicitano ya obtuvo un importante apoyo en los despachos, con los 5,2 millones de euros que le ha inyectado su dueño, Christian Bragarnik, desde que tomó el mando a principios de 2020, justo cuando la Covid empezaba a colarse en los telediarios. El empresario argentino, que tiempo atrás fue el representante de Diego Armando Maradona, ha cubierto dos ampliaciones, de 2,8 millones (junio 2020) y 1,04 millones (diciembre 2020), que dejan un capital social resultante de 5,53 millones de euros.

 

Las necesidades de Segunda

El nexo en común entre los clubes de Primera que han iniciado o completado ampliaciones de capital es un refuerzo de la entidad, atrayendo inversión o inversores foráneos, tras el shock provocado por la pandemia en sus finanzas.

En LaLiga SmartBank, se añade otro denominador común: la puesta al día de la entidad con las exigencias del Consejo Superior de Deportes (CSD). El capital social mínimo que exige el Gobierno a los clubes profesionales implica, de facto, operaciones de aumento de capital en todos los clubes que asciende de Segunda B. En el último curso, la meta estaba puesta en 4,3 millones de euros.

Así, el CE Sabadell o la UD Logroñés se lanzaron a realizar ampliaciones de capital por algo más de 6 millones de euros, en el caso del club catalán, y de dos millones de euros, en la entidad riojana. Ambos cuentan con propietarios solventes que llevan años destinando recursos económicos a los dos equipos en Segunda B. Ahora los dos están en puestos de descenso a falta de la última jornada liguera de este próximo fin de semana, pero ambas operaciones, si no hay sorpresas de última hora, serán completadas.

Diferente es el caso del CD Castellón, que anunció públicamente una ampliación de 5,6 millones de euros, pero consumado su descenso este pasado sábado, ahora no tiene obligatoriedad de llevarla a cabo. El CSD les otorga una carencia de un año.

El que sí que deberá cumplir con el Gobierno el próximo año es el FC Cartagena, el único de los cuatro recién ascendidos que tiene seguro su billete para LaLiga en 2021-2022. En su caso, la ampliación será de algo más de 450.000 euros, tal y como avanzó su presidente, Paco Belmonte, a 2Playbook.

Ese año de carencia lo ha aprovechado, por ejemplo, la SD Ponferradina, que completó una ampliación de capital de 1,9 millones de euros al arranque de la temporada para cumplir con el CSD, o el Fuenlabrada, con una inyección de su propietario de un millón de euros.

 

Inyecciones con aspiraciones de Primera División

Pero no todo es cumplir con el CSD. Hay tres casos que evidencian la apuesta de sus dueños por volver a la élite. El RCD Espanyol, con billete ya seguro para el próximo curso, ha recibido una inyección de capital de 37,8 millones de euros de su propietario, el holding chino Rastar Group, destinada a cubrir las pérdidas previstas para este año y reducir deuda, de modo que en 2021-2022 pueda contar con un límite salarial más ambicioso.

Otro que también vuelve a la élite por la vía rápida, el RCD Mallorca, ha logrado 9 millones de euros en ampliaciones de capital de su mecenas, el empresario estadounidense Robert Sarver, mientras que el Girona FC, que este lunes se aseguró jugar el play-off por el ascenso, percibirá hasta 20 millones de euros de sus accionistas, liderados por el City Football Group (CFG) y Marcelo Claure. El importe dependerá de las necesidades definitivas, pues un traspaso antes del 30 de junio rebajaría las aportaciones.

Por último, el Real Oviedo, controlado por el multimillonario mexicano Carlos Slim, ha ampliado capital en 4 millones de euros para poder equilibrar el balance y no ver mermado su límite de gasto en plantilla. El club asturiano acumula cinco años en pérdidas.

Publicidad

Publicidad

Alta Newsletter

Completa el formulario para unirte a la comunidad de profesionales de la industria del deporte de 2Playbook y recibir cada mañana la información que necesitas para tu jornada.

Formulario

* Opcional
Áreas de interés