Publicidad

La Fórmula E roza el ‘break even’ en 2020 pese a facturar un 11% menos por la Covid

El Mundial de monoplazas eléctricos redujo sus números rojos de 10,5 millones a poco más de 62.000 euros. Los ingresos cayeron de 161,5 millones a 142,8 millones, mientras que el ajuste en el gasto fue del 7%, hasta 119,8 millones.

Formula E motor 2021

La Fórmula E se quedó a pocos metros de la meta de la rentabilidad en 2020. La pandemia de la Covid-19 y sus consecuencias, reflejadas en la cancelación de carreras, le dejó sin el esperado break even a la competición de monoplazas eléctricos. En concreto, los números rojos se situaron en poco más de 62.000 euros, respecto a los 10,5 millones de euros a cierre de 2019, según documentación a la que ha tenido acceso 2PlaybookEn ello tuvo mucho que ver la reducción al 50% del recargo pactado con la matriz del grupo promotor, que pasó de 100,5 millones a 67,1 millones de euros en el último año.

Cabe destacar, asimismo, que, debido a los estragos del coronavirus -que obligó a la competición promovida por el empresario español Alejandro Agag a completar la temporada en agosto, con las últimas carreras en Berlín (Alemania)-, la Fórmula E decidió ampliar del 31 de julio al 30 de septiembre la fecha de cierre del último ejercicio. Esta medida se mantendrá “para reflejar mejor el calendario de carreras en el futuro”, justifica la compañía.

A pesar de la ampliación de fechas, los ingresos del Mundial de monoplazas eléctricos cayeron un 11% interanual, hasta 142,8 millones de euros. Las licencias por carreras fue la pata del negocio que más facturación aportó a la organización, con 88 millones de euros, un 11,5% menos respecto a 2019.

El segmento de ingresos que menos varió antes y después de la pandemia fue el relativo a la facturación relacionada con las carreras y prestación de servicios, que menguó sólo un 1,3%, hasta 56 millones de euros. En cambio, la partida de otros ingresos se desplomó un 66%, pasando de casi seis millones a dos millones de euros.

Entre las buenas noticias, el campeonato ha mantenido a sus patrocinadores, donde destaca el grupo industrial suizo ABB, title sponsor de la competición desde 2018. El contrato con la compañía helvética estaría valorado en 12,5 millones de euros anuales, según avanzó Sky News.

En su cartera de socios comerciales también están presentes Allianz, Bosch, Antofagasta Minerals, DHL, Enel, Heineken, Hugo Boss, Julius Baer, Michelin, Modis, Moët & Chandon, Saudia y Tag Heuer.

 

Más gasto en personal y menos en administrativo

Respecto a los gastos, la Fórmula E, que tiene la exclusividad de la FIA para la organización del Mundial de monoplazas eléctricos hasta 2038, redujo los costes hasta 119,8 millones de euros, lo que supone una rebaja del 7% interanual.

En este ajuste del cinturón, además del apoyo del grupo matriz, la competición logro rebajar un 51,4% sus gastos administrativos, hasta 20,45 millones de euros. En lo que la promotora deportiva no ha reducido inversión, sino que la aumentó tras la pandemia, fue la relativa a la plantilla.

En 2020 la Fórmula E contaba con 97 personas en su estructura, con un gasto total que sumó 14,1 millones de euros, un 14,6% más respecto al año anterior. En esta partida se incluyen los emolumentos para los directos ejecutivos de la compañía.

De cara al cierre del presente ejercicio, al que le queda un mes de vigencia todavía, la Fórmula E prevé “a corto plazo” alcanzar la ansiada rentabilidad. “A pesar de algunas incertidumbres en torno a la Covid-19, se espera que los resultados financieros a largo plazo de la serie sigan mejorando”, confía la competición eléctrica. Por ahora, ya sabe que contará con un nuevo fabricante histórico en sus carreras: McLaren entrará en el Mundial en 2022-2023.

Publicidad

Publicidad

Alta Newsletter

Completa el formulario para unirte a la comunidad de profesionales de la industria del deporte de 2Playbook y recibir cada mañana la información que necesitas para tu jornada.

Formulario

* Opcional
Áreas de interés