Publicidad

La gestora de la Ligue-1, a favor de reducir equipos y crear una filial para el negocio audiovisual

Vincent Labrune, nuevo presidente de la LFP de Francia, considera que “en Europa hay demasiadas competiciones, demasiados clubes, demasiados jugadores”, y aboga por replantear las ligas de 20 equipos en el país.

Vincent Labrune, presidente de la LFP.

Primera gran liga europea que aboga por autolimitar el número de participantes. Vincent Labrune, nuevo presidente de la LFP de Francia, ha señalado que “en Europa hay demasiadas competiciones, demasiados clubes, demasiados jugadores”. Por ello, aboga por “abrir un debate sobre el número de clubes que participan en la Ligue-1 y la Ligue-2”. En la actualidad, son 20 participantes por categoría.

Sus palabras chocan con el papel proteccionista que han ejercido todas las ligas nacionales en el debate sobre el futuro de la pirámide competitiva en Europa. Sin mencionar directamente la reducción de equipos, el directivo ha señalado en Le Journal du Dimanche que lo que “estamos atravesando es una oportunidad para repensar nuestro modelo” para “encontrar una manera de trasladar a los clubes más grandes un aumento de sus ingresos”.

A su vez, opina, “debemos buscar potenciar a los más pequeños y, por ejemplo, hacer que las emisoras quieran apostar más por la Ligue-1; debemos rediseñar el formato de nuestras competiciones y es obligatorio, porque, de lo contrario moriremos de aburrimiento”.

En este sentido, Labrune se ha mostrado partidario de explorar la fórmula de la Serie A para aumentar los ingresos a corto plazo. Se trata de la creación de una filial a la que trasladar la explotación de los derechos comerciales y de televisión, dando entrada a un inversor que adelante recursos para anticipar inversiones en busca de un salto de calidad.

“No podremos evitar una reflexión profunda sobre la creación de una filial comercial que gestione directamente los derechos de nuestros campeonatos; es nuestra propia responsabilidad sostener nuestra industria”, apunta en su entrevista, cuestionado por la resolución del conflicto que mantienen con Mediapro.

El grupo audiovisual ha solicitado renegociar las condiciones del contrato para 2020-2021, y, en concreto, pide una rebaja del 25% respecto al precio inicialmente marcado. “Espero que respeten su compromiso y que al menos demuestren responsabilidad en la resolución de la crisis que se nos presenta”, ha comentado, partidario de buscar un acuerdo satisfactorio para todas las partes.

La competición continúa cerrando año a año con pérdidas agregadas. Los números rojos de 2018-2019 se situaron en 160 millones de euros, una mínima mejora respecto al desfase de 176 millones de la temporada anterior. Además, la facturación total sólo subió un 0,6% interanual, hasta 2.854 millones de euros.

Pese al claro problema de sostenibilidad, la LFP sostiene en su informe anual que “el 95% de la pérdida neta acumulada se concentra en tres clubes con algunos de los mayores presupuestos”. Se refiere al Olympique de Marsella, que perdió 91,42 millones de euros, al Lille, que perdió 66,59 millones, y al Girondins de Burdeos, con un déficit de 25,7 millones.

Publicidad

Publicidad