Publicidad

La nueva Champions femenina repartirá 24 millones de euros entre los clubes a partir de 2021-2022

La centralización de los derechos comerciales y audiovisuales permitirá multiplicar por cuatro el reparto económico entre los clubes participantes y los pagos de solidaridad, destinados a equipos que no disputan el torneo.

FC Barcelona Femenino ok. Fotografía de Víctor Salgado

La Uefa da un paso adelante para elevar el reparto económico entre los clubes de fútbol femenino de Europa. El órgano rector del fútbol del Viejo Continente repartirá 24 millones de euros a los equipos femeninos a partir de 2021-2022, temporada en la que se estrena un nuevo formato de competición. La principal novedad es que, por primera vez, los derechos audiovisuales y de patrocinio de la Champions femenina se venderán de manera centralizada a partir de la fase de grupos.

Ese es el motivo que explica que se multiplique por cuatro el reparto económico que ha realizado la Uefa en esta temporada. Además del rediseño de la Women’s Champions League y la centralización de derechos, el nuevo modelo de distribución financiera también contará con la primera subvención procedente de la Champions y la Europa League masculinas, dos competiciones masculinas de clubes ya consolidadas y que elevarán la inversión de la Uefa en fútbol femenino.

De los 24 millones de euros que se distribuirán entre los clubes, el 23%, es decir, alrededor de 5,5 millones, se destinarán a pagos de solidaridad, por lo que se repartirán entre los clubes de las ligas domésticas que no logran clasificarse para jugar la Champions femenina. “Estos pagos deben reinvertirse en el desarrollo del fútbol femenino de clubes”, indica la Uefa en un comunicado.

El equipo campeón de la Champions femenina podría llegar a ganar 1,4 millones de euros

Las estimaciones iniciales de la Uefa indican que todos los clubes que participen en la próxima edición de la Women’s Champions League se beneficiarán del aumento de los premios. Por ejemplo, los equipos que jueguen en la nueva fase de grupos recibirán un mínimo de 400.000 euros, un mínimo de cinco veces más de lo que se abonaba a los clubes que alcanzaban esa instancia (octavos de final en el formato actual). El club ganador podría ganar hasta 1,4 millones de euros en premios, en función de sus resultados a lo largo de la competición.

Los pagos de solidaridad distribuidos a los equipos no participantes se calcularán en función de los clubes con mejores resultados que representen a sus respectivas ligas nacionales en la Women’s Champions League. Cuanto más progrese un club, mayores serán los pagos de solidaridad asignados a los conjuntos que compiten en su liga nacional.

El nuevo modelo de distribución financiera de la competición reforzará todo el fútbol femenino profesional en toda Europa”, ha explicado el presidente de la Uefa, Aleksander Čeferin. “También es un ejemplo perfecto de cómo el modelo deportivo europeo es fundamental para el desarrollo del fútbol a largo plazo”, ha añadido.

El directivo ha defendido que “el desarrollo del fútbol femenino no debe estar impulsado por el beneficio a corto plazo, sino por una visión a largo plazo; gracias a los pagos solidarios que constituyen el corazón de este proyecto y al aumento de los premios, hasta el último euro generado por la Women's Champions League e incluso más regresará al fútbol femenino”.

El aumento en el reparto a los clubes llega gracias a la centralización de derechos audiovisuales

“Esta subvención cruzada para la Women’s Champions League, procedente de las competiciones de clubes masculinas, es una clara señal de que el fútbol femenino es una prioridad estratégica”, ha recalcado Čeferin.

Otra de las novedades es la incorporación del videoarbitraje (VAR) a partir de cuartos de final, una medida con la que le Uefa dice buscar “profesionalizar más la competición”. Esa ha sido una de las reivindicaciones de las jugadoras que compiten en la Champions League durante esta temporada.

Asimismo, el órgano rector del fútbol europeo ha anunciado una serie de medidas para proteger a las jugadoras profesionales y el desarrollo del talento joven. Por un lado, la nueva normativa que entrará en vigor la próxima campaña protegerá ahora el bienestar de las jugadoras que sean madres.

En concreto, los clubes participantes tendrán la flexibilidad de modificar sus listas de convocatorias en cualquier momento de la temporada para sustituir temporalmente a las jugadoras, ya sea porque están embarazadas, o porque se marchan o vuelven de su permiso de maternidad.

Por otro lado, para favorecer la generación de talento se introducirá una lista B que permitirá a los clubes complementar las listas de la plantilla con la inclusión de jugadoras jóvenes que cumplan criterios específicos. Además, a partir de la temporada 2022-2023, la Uefa planea introducir una regla de “jugadora formada localmente” para fomentar el crecimiento de la cantera.

Publicidad

Publicidad

Alta Newsletter

Completa el formulario para unirte a la comunidad de profesionales de la industria del deporte de 2Playbook y recibir cada mañana la información que necesitas para tu jornada.

Formulario

* Opcional
Áreas de interés