Publicidad

El ‘roto’ de la Davis: la ITF pierde 30 millones de dólares en 2020 por la cancelación del torneo

La Federación Internacional de Tenis entró en pérdidas el año pasado, con unos números rojos de 6,9 millones de dólares y unos ingresos totales de 35,5 millones, un 60% menos que en 2019, que evidencian la relevancia que ha ganado el torneo en su negocio.

Copa Davis 2019

El deporte es un producto perecedero y los eventos de periodicidad anual, en caso de suspensión, son irrecuperables. La Copa Davis no fue una excepción en 2020, y la cancelación de la edición anterior del producto estrella de la ITF le acabó pasando factura. La suspensión del evento provocó un roto de 30 millones de dólares (24,6 millones de euros) en la Federación Internacional de Tenis, según ha podido saber 2Playbook.

La ausencia del torneo de raqueta por selecciones provocó que la organización entrara en pérdidas en 2020, con 6,9 millones de dólares (5,6 millones de euros). Los números rojos del primer año impactado por la Covid-19 contrastan con el beneficio de 5,8 millones de dólares (4,7 millones de euros) firmados en 2019, año en que se estrenó el nuevo formato de Copa Davis.

Si antes de la pandemia Kosmos Tennis pagó 40,3 millones de dólares (33 millones de euros) al regulador del tenis global en concepto de fee, estos pagos cayeron hasta 10,2 millones de dólares (8,3 millones de euros) en 2020.  Está por ver cómo evoluciona esta contraprestación  en 2021, primer año en que el nuevo formato de Copa Davis se disputará en tres sedes europeas, aunque con dudas sobre hasta qué punto se podrá explotar el ticketing con normalidad.

“Las primeras rondas de la Copa Davis 2020 se jugaron, pero las finales se pospusieron hasta 2021 con el impacto de repartir los ingresos de un año en dos”, afirma la organización internacional en sus cuentas anuales. También admite que, en consecuencia, los gastos también cayeron, pero no por ello se esquivaron las pérdidas.

Además, la entidad preveía facturar 20 millones de dólares (16,4 millones de euros) de canon por la Copa Billie Jean King (la rebautizada Copa Federación). “Se han recibido 8 millones de dólares, pero se han reconocido 5 millones (4,1 millones de euros) por haberse jugado parte del campeonato”, recalca la ITF.

En 2020 se redujeron todas las líneas de negocio de la ITF. Los ingresos audiovisuales cayeron casi un 80%, hasta 610.000 dólares (500.600 millones de euros). El patrocinio lo hizo un 50,8%, y la venta de entradas, que en 2019 generó un negocio mayor que la televisión o los espónsors, cayó hasta 2,2 millones de dólares (1,8 millones de euros), un 61,6% menos.

La ITF también se vio afectado por el parón en el circuito no profesional, el ITF World Tennis Tour. De ahí que los ingresos por los derechos sobre las estadísticas y los datos cayeran a la mitad, hasta 6,3 millones de dólares (5,1 millones de euros). También se vio afectada por cancelación de la Copa Hopman, un torneo internacional mixto que entre 1989 y 2019 se disputaba en Australia a principios de año, y que en 2020 fue sustituido por la ATP Cup.

“Seguimos creyendo firmemente en la importancia de que el calendario cuente con un evento internacional mixto, y estamos comprometidos una nueva Copa Hopman”, explica la ITF en la memoria anual. No es para menos, ya que el torneo generó un negocio de 2 millones de dólares (1,6 millones de euros) el último año en que pudo organizarse.

 

 

Se espera que en 2021 mejoren los ingresos, especialmente porque se celebrarán los Juegos Olímpicos y Paralímpicos. Los Juegos supusieron un ingreso de 5,8 millones de dólares (4,7 millones de euros), que se redujo a cero en 2020 por el aplazamiento de la cita olímpica. Eso sí, el Comité Olímpico Internacional (COI) concedió un préstamo de 3 millones de dólares (2,4 millones de euros) a la ITF “para ayudar con el flujo de caja”.

En total, la ITF facturó 35,5 millones de dólares (29,1 de euros) en 2020, un 60% menos que en 2019. Los gastos no se redujeron al mismo nivel, aunque se recortaron un 50,8%, hasta 44,4 millones de dólares (36,4 millones de euros). La factura de tenis profesional, que representó un 44% de los gastos, cayeron un 58%.

Esa reducción de gastos se explica por la reducción de los pagos a jugadores y jugadoras de la Copa Davis y la Copa Federación, así como los gastos asociados a la organización del evento. Si la Davis repartió 20,7 millones de dólares (20 millones de euros) entre los participantes en 2019, en 2020 las fases preliminares sólo distribuyeron 7 millones de dólares (5,7 millones de euros), un 66% menos.

René Stammbach, presidente del comité financiero de la ITF, asegura en la memoria anual que “para haber sido afectados de manera severa por la pandemia global, las reservas sólo han caído en 5,4 millones de dólares (4,4 millones de euros), mientras que los ingresos lo hicieron en 53,1 millones de dólares (43,5 millones de euros), por lo que consideramos que hemos tenido un buen resultado en estas circunstancias”.

Publicidad

Publicidad

Alta Newsletter

Completa el formulario para unirte a la comunidad de profesionales de la industria del deporte de 2Playbook y recibir cada mañana la información que necesitas para tu jornada.

Formulario

* Opcional
Áreas de interés