Publicidad

World Padel Tour refuerza su consejo con el director financiero de Dorna Sports

Enrique Aldama, uno de los principales ejecutivos del dueño de MotoGP y Superbikes, se incorpora como consejero independiente. Su llegada se produce tras la entrada del fondo luxemburgués Rucio Investments en el accionariado, con cerca de un 20%.

world padel tour pelotas

El World Padel Tour da un fuerte salto en términos de profesionalización de la gestión. El circuito profesional ha decidido ampliar su consejo de administración con un independiente de largo recorrido en la industria del deporte, Enrique Aldama. El accionista y director financiero y de operaciones de Dorna Sports se ha incorporado a título personal al proyecto para aportar su experiencia, pues no tendrá participaciones en la empresa, según explica el ejecutivo a 2Playbook.

Su incorporación se produce en un momento importante para la gestora del mayor campeonato de pádel del mundo, pues la entrada del fondo de inversión luxemburgués Rucio Investments era precisamente para acelerar la expansión internacional del proyecto, aumentar su negocio comercial y encarar poco a poco la senda de la sostenibilidad económica.

Es un proceso que Aldama conoce bien, pues desde 1998 es accionista y uno de los principales ejecutivos de la empresa propietaria de MotoGP y Superbikes, que en dos décadas se ha convertido en una multinacional que antes de la pandemia facturaba en torno a 300 millones de euros y celebra carreras por medio mundo.

Además, sabe lo que es gestionar una empresa con firmas de inversión en el accionariado, pues Dorna tuvo a CVC como máximo accionista y hoy está controlada en un 80% por Bridgepoint y el fondo canadiense de pensiones CPPIB. En ese caso, la firma inversora tiene un paquete minoritario -de en torno al 20%- y la mayoría de control sigue en manos de Damm.

 

 

De hecho, el consejo de administración tiene mayoría de consejeros vinculados al grupo cervecero, con tres de cinco: Demetrio Carceller Arce, presidente de la corporación español; su hijo, Demetrio Carceller Fernández, que trabaja en el mundo de banca de inversión, y el vicepresidente de la Fundación Damm y presidente del WPT, Ramón Agenjo. Junto a ellos, está Ignacio Aguillo, representante de Rucio Investments y que fue alto cargo del Atlético de Madrid entre 2014 y 2018.

La operación se ha articulado mediante una ampliación de capital, con un nominal de 37.500 euros que han elevado el capital social a 187.500 euros. El importe de la prima de emisión asumida por el fondo se desconoce, así como el importe de la valoración realizada para la compañía.

World Padel Tour acumula unas pérdidas de 12,5 millones de euros desde que se puso en marcha en 2014. El agujero económico ha ido siendo soportado a través de préstamos a largo plazo por su único accionista hasta 2020, el grupo cervecero Damm, que este año ha decidido buscar un nuevo socio con mayor implicación en la gestión en busca de la rentabilidad.

A cierre de 2020, el patrimonio neto era negativo en 10,8 millones. Todo ello después de que la Covid-19 se llevara por delante el 50% de su negocio, que se situó en 4,65 millones de euros el año pasado. Las pérdidas se incrementaron un 41%, hasta 1,7 millones de euros, según las últimas cuentas depositadas en el Registro Mercantil.

 

 

La contención del aumento de los números rojos pese al dramático descenso de los ingresos fue posible por los menores gastos en que incurrió una temporada sin público en las gradas, menos torneos y menos viajes al no haber pruebas internacionales. Sólo se mantuvieron estables los gastos de personal, con 1,5 millones, pero en aprovisionamientos se ahorraron tres millones y el resto de gastos de explotación se recortaron a la mitad, con 1,9 millones.

La pérdida de ingresos se corresponde, principalmente, con haber podido disputar únicamente once torneos, en lugar de los más de veinte previstos en todo el mundo. Es más, solo los Masters de Marbella y Barcelona pudieron tener público, y siempre por debajo del 10% del aforo.

Por otro lado, la temporada 2020 se tuvo que celebrar íntegramente en España, que aportó el 82% de la facturación total con 3,93 millones de euros, la mitad que en 2019. En total, Damm y sus filiales aportaron 762.000 euros a través de los contratos de patrocinio y prestaron distintos servicios al circuito por 267.000 euros, según se recoge en las cuentas. El negocio de WPT en el resto del mundo se contrajo un 42%, hasta 828.000 euros.

Del grupo también pende la sociedad Rumbo Sport, adquirida en 2019 por 100.000 euros y que ha arrojado un resultado neto de 29.000 euros. Se trata de la compañía que gestiona torneos de pádel amateur, otro de los segmentos que Damm quería explotar dentro de este deporte, uno de los que más ha crecido en niveles de práctica tras la llegada de la pandemia.

En paralelo, WPT también ha alcanzado un acuerdo con la valenciana Ultimate Padel Company para explotar la gestión de los torneos Challenger, los de menor puntuación en el ranking. Por primera vez se disputarán pruebas en categoría femenina y no solo masculina y, de esta forma, WPT se puede concentrar en potenciar sus principales eventos y su expansión internacional. Además, se alcanzó un acuerdo con la federación internacional para crear un ranking unificado.

Publicidad

Publicidad

Alta Newsletter

Completa el formulario para unirte a la comunidad de profesionales de la industria del deporte de 2Playbook y recibir cada mañana la información que necesitas para tu jornada.

Formulario

* Opcional
Áreas de interés