Publicidad

Caro (Rights and Media): “Si los clubes pierden la disciplina financiera, perderán la confianza”

Pedro Caro, responsable de las operaciones de la firma de inversión Rights and Media Funding, analiza las claves de la financiación de los clubes en el contexto post-Covid.

Pedro Caro, responsable de Rights and Media Funding en España.

Pedro Caro es uno de los ejecutivos más veteranos en los mercados de financiación para clubes de fútbol. Formado en el Colegio Universitario de Estudios Financieros (Cunef) y MBA por el Iese, entre 2009 y 2016 ejerció de director financiero de la gestora de instalaciones GO fit. Caro está al frente de las operaciones de la firma de inversión Rights and Media Funding Desde hace cuatro años, y durante los últimos ejercicios ha dado liquidez a los clubes de LaLiga cuando la banca les daba la espalda.

¿Hay liquidez suficiente en el mercado para todos los clubes en la peor crisis en 75 años para el deporte profesional?

Por el momento sí, aunque es cierto que hubo un primer momento de restricciones de liquidez cuando no se sabía en qué momento podría regresar LaLiga. A partir de ahí, con la evolución de la pandemia se fueron despejando incógnitas. Nuestro mercado es exclusivamente el fútbol europeo y estamos en condiciones de financiar los mismos volúmenes de deuda con anterioridad a la pandemia, pero las entidades financieras generalistas puede que tengan que distribuir sus recursos en soportar a sus clientes tradicionales de otros sectores.

Pero los ingresos por el estadio, fundamentales, claramente van a retroceder…

Es cierto que los clubes han sufrido el impacto en una de sus líneas de ingresos que no se puede obviar. Sin embargo, los ingresos proceden también de otras vías como los derechos audiovisuales y el marketing, que comparativamente con otros sectores hacen que el impacto se vea mitigado. Además, desde la perspectiva de los gastos, los clubes pueden apoyarse en la reducción de los costes de plantilla, ya que los jugadores son los principales destinatarios de los ingresos del club.

¿La crisis puede provocar una fuga de financiadores en el fútbol español?

Durante los quince años que llevamos operando en el mercado español hemos visto la entrada de operadores no especializados, atraídos por los atractivos consustanciales de nuestro sector. A su vez, también hemos visto la salida de financiadores que han salido al no tener una vocación de permanencia. Dicho esto, y considerando a los financiadores con entendimiento del mercado, permanecerás únicamente si se mantienen las condiciones que han hecho que el fútbol sea considerado como un sector con unas cuentas de resultados sostenibles.

“Este sector tiene una diferencia fundamental con respecto a otros sectores económicos, ya que la eventualidad del descenso de categoría es un hecho poco comparable con otros mercados”

Vamos, que exigirán disciplina financiera y mantener el rigor del último lustro…

Indudablemente las exigencias de información derivado de los nuevos retos son una consecuencia lógica de esta nueva etapa. Si se pierde la disciplina financiera se producirá la pérdida de confianza, que es la clave para lograr que los financiadores puedan prestar su servicio en condiciones de riesgo-rentabilidad aceptables. Los clubes deben hacer un ejercicio de ortodoxia financiera y ajustar sus costes a través de negociaciones en las condiciones de la plantilla, pues esta es la partida que está mas relacionada conceptualmente con la reducción del producto. Es decir, si el espectáculo no puede producirse no se entendería que a largo plazo se quedasen inalterados los ingresos de los actores. LaLiga ha venido ejerciendo un papel fundamental en este sentido. Los fundamentales son buenos, pero tienen que hacer sus ejercicios de ortodoxia.

¿Cómo calificaría su situación del fútbol español respecto al resto de grandes ligas?

Podemos decir que tanto LaLiga como la Premier League han ejercido un liderazgo que les ha permitido finalizar la temporada y, por lo tanto, cumplir con los contratos de televisión y patrocinio. La Bundesliga, aunque con un peso menor en términos comparativos, pero con una situación sanitaria positiva, también optó por el camino de jugar todos los partidos. En cambio, la Ligue-1 ha sido un ejemplo de improvisación y falta de visión que tendrá consecuencias negativas en cuanto a los contratos y en tanto que pérdida de confianza por parte de los financiadores. En este sentido, el sector debe felicitarse por la transparencia y la información proporcionada por LaLiga y su presidente, que en todo momento fue transmitiendo la información disponible.

La televisión y los traspasos han sido los derechos habituales a pignorar, ¿se mantendrá a futuro o pueden surgir nuevos tipos de garantías?

Tanto los derechos de televisión, como los pagos aplazados de los contratos de transferencia de jugadores, continuarán siendo las principales líneas de obtención de liquidez a futuro. Dicho esto, si bien la explotación audiovisual continúa siendo robusta y no hay nada que haga pensar que vaya a verse perjudicada, pienso que el volumen de los contratos por traspasos se va a ver reducido, con un mayor peso de las cesiones, intercambios u operaciones de importes menores a los de otros años.

Algunos clubes han logrado y otros aspiran a captar financiación con la única garantía del estadio. ¿Hoy esas fórmulas tienen sentido o dan algo de miedo?

Antes de la pandemia se consideraron estos ingresos futuros como susceptibles de ser financiados, pero eso ahora ha desaparecido porque la situación actual pone en duda la explotación de los estadios tal y como veníamos conociéndola. Salir al mercado ahora a pedir que la deuda se soporte con estos ingresos es impensable. A eso añade que tampoco hay una claridad en cuanto al horizonte temporal de esta nueva situación, y es algo que en Reino Unido ha llevado al Gobierno a autorizar que se pueda incrementar la oferta de partidos en directo ante las malas perspectivas que hay.

¿Por qué la banca tradicional sigue sin apostar por financiar al fútbol como una industria más?

Creo que los aspectos mediáticos y de reputación continúan en la memoria de la banca tradicional, por más esfuerzos que hayan realizado los clubes y LaLiga para trasmitir una imagen de fiabilidad. De hecho, en muchas entidades la financiación a clubes de fútbol permanece sometida a niveles de aprobación especialmente restrictivos, como pasa con los partidos políticos o los grupos de medios. Eso está cambiando y la banca está empezando a intervenir en operaciones en condiciones muy competitivas de precio, pero generalmente en plazos cortos; ha habido operaciones muy baratas, porque había aprobaciones previas al Covid-19. Sin embargo, nuestro sector no deja de ser un nicho dentro del mercado de financiación que hace que los bancos generalistas no destinen el mismo esfuerzo que a sectores con mayor presencia y volúmenes.

“El control de la masa salarial es fundamental, no puede ser un mecanismo que garantice al 100% la recuperación total de las deudas”

¿El control financiero de LaLiga y Uefa da garantías al 100% de que estos préstamos siempre se cobran? 

El control de la masa salarial de la plantilla es fundamental para la prevención de la acumulación excesiva de deuda y reducir considerablemente los riesgos, pero esta supervisión financiera no puede ser un mecanismo que garantice al 100% la recuperación total de las deudas. Por otra parte, la mejora del rango de los financiadores con respecto a otros acreedores privilegiados, medida incorporada recientemente en los estatutos de LaLiga, ha reducido aún más los riesgos del cobro de las operaciones. En cualquier caso, estos mecanismos, que hay que agradecer y aplaudir, no van a transformar una mala operación en una  buena teniéndose que aplicar el buen criterio para conseguir el éxito en las operaciones. Hay garantías de funcionamiento que sabes que están, pero lo que te da la garantía es el sistema de pignoración de los derechos.

En los últimos tiempos han surgido numerosos fondos especializados en financiación para el fútbol, ¿ha mejorado esto las condiciones a las que acceden los clubes?

Indudablemente. La experiencia que han ganado en un sector bastante especializado ha producido una mayor competencia. Es verdad que durante la pandemia ha habido financiadores que se han retirado, pero ha continuado existiendo un nivel saludable de competencia.

Muchos clubes se quejan de que es muy difícil obtener financiación a largo plazo, ¿a qué lo atribuye?

Este sector tiene una diferencia fundamental con respecto a otros sectores económicos, ya que la eventualidad del descenso de categoría es un hecho poco comparable con otros mercados. Los clubes que pueden trasmitir cierta garantía de permanencia son los que pueden acceder a esquemas de financiación a más largo plazo. Para otros , la financiación de las infraestructuras es complicada porque no te pueden garantizar esa continuidad. En nuestro caso, y tras quince años funcionando, hemos podido ir acomodando las operaciones a la realidad de cada club, con refinanciaciones en plazos e importe conforme a su evolución deportiva. Un caso reciente: una operación firmada inicialmente por dos años lleva viva ocho años.

Publicidad

Publicidad

Alta Newsletter

Completa el formulario para unirte a la comunidad de profesionales de la industria del deporte de 2Playbook y recibir cada mañana la información que necesitas para tu jornada.

Formulario

* Opcional
Áreas de interés