Publicidad

Nike factura un 5% más en 2021 pese a sufrir un desplome de sus ventas del 13% en China

Los beneficios de la multinacional estadounidense en el conjunto del ejercicio repuntaron un 6%, alcanzando los 6.046 millones de dólares, un 6% más. Las ventas de equipamiento ascendieron un 18% en 2022.

Nike Re Creation

Nike continúa mejorando sus resultados pese a reducir sus ventas en China. El gigante de la distribución deportiva cerró el ejercicio de 2022 con una facturación de 46.710 millones de dólares (44.119 millones de euros), un 5% más que en 2021.  Además, la multinacional también mejoró su beneficio, pasando de los 5.727 millones de dólares (5.409 millones de euros) de 2021 a los 6.046 millones de dólares (5.710 millones de euros), lo que le permitió elevar sus ganancias un 6% en el último año.

Este crecimiento se produce a pesar de que la actividad de la compañía en China sufrió un desplome de un 13% - en línea con el resto del sector – como consecuencia del cierre de fábricas y tiendas por el repunte de los casos de coronavirus en el país. Así, Nike pasó de facturar 8.290 millones de dólares (7.830 millones de euros) en 2021 a 7.547 millones de dólares (7.128 millones de euros). Hay que tener en cuenta que el negocio de la compañía en China representa un 16,9% de la actividad total del grupo, por lo que su impacto en el negocio global de Nike fue notable.

A pesar de los malos resultados del gigante del deporte en el gigante asiático, su actividad en el resto de mercados en los que opera evolucionó positivamente. De este modo, las ventas en Norteamérica y en Europa, Oriente Medio y África (Emea) repuntaron un 7% y un 12% respectivamente, y ya suponen un 66% del negocio de Nike en todo el mundo. Sin embargo, la región en la que más creció Nike fue en Asia-Pacífico y Latinoamérica, donde la actividad se incrementó un 16% durante el ejercicio de 2022, alcanzando los 5.955 millones de dólares (5.624 millones de euros).

Por categoría de producto, la mayor subida durante el último ejercicio fue la de equipamiento, con un aumento de un 18%, superando los 1.600 millones de dólares (1.511 millones de euros) de ingresos. Eso sí, esta categoría es la que menos negocio genera a la firma del swoosh. El producto rey de Nike es el calzado, seguido de las prendas deportivas, que se anotaron incrementos de ventas del 4% y el 6%, respectivamente. La categoría de calzado representa un 62% de la facturación total del gigante de la distribución deportiva, mientras que la ropa supone un 29%.

Por canales de distribución, las ventas a través de mayoristas cayeron un 1% durante el ejercicio de 2022. A pesar de ello, este canal sigue representando un 57% de la actividad del grupo deportivo, que en los últimos años ha lanzado una ofensiva directa al consumidor. Las ventas directas de Nike repuntaron un 15% en 2022, alcanzando unos ingresos de 18.726 millones de dólares (17.687 millones de euros), y concentrando un 42% del negocio de la multinacional. En el caso de la división de ventas global – que opera distintas licencias de la empresa en todo el mundo - la facturación se triplicó, aunque tan sólo representan un 0,2% de la actividad de Nike.

En el cuarto trimestre del año, la marca del swoosh vio como su facturación descendió un 1%, mientras que el beneficio también bajó ligeramente un 5%, pasando de 1.509 millones de dólares (1.425 millones de euros) a 1.439 millones de dólares (1.359 millones de euros). La empresa se vio lastrada por la situación en China, donde los ingresos en los tres últimos meses del ejercicio se desplomaron un 20%.

 

Impulso del liderazgo digital

El presidente y consejero delegado de la compañía, John Donahoe, ha destacado que “los resultados del ejercicio de 2022 demuestran la fuerza inigualable que sigue teniendo la marca Nike y la ventaja competitiva que sigue suponiendo la apuesta por el desarrollo tecnológico y la innovación. Gracias a la tecnología seguimos creando valor para el consumidor dentro de la industria deportiva”.

En línea con esta declaración, Donahoe ha hecho referencia a la inauguración del edificio dedicado a Serena Williams, que albergará a los equipos de creación y producto, y al centro de innovación LeBron James, como las mayores apuestas en materia de innovación, ciencia e investigación dentro de la industria deportiva. Además, el presidente también ha recordado la importancia de la creación del Nike Athlete Think Tank, que reunió a un grupo de deportistas con el objetivo de compartir su experiencia y llevarla al desarrollo de nuevos productos.  

De cara a 2023, Nike espera que sus ingresos mejoren ligeramente, aunque destacan que estos podrían seguir afectados por la situación en China. A pesar de los problemas con la cadena logística y de suministro, la multinacional ha destacado la confianza que mantienen en la demanda de los consumidores y en las ventajas competitivas de la compañía.

Publicidad

Publicidad