Publicidad

LaLiga-CVC: 50 años, paquete del 10,95% y rentabilidad del 9,3% que ‘suman’ 24.250 millones

La firma ha adquirido una participación minoritaria en el negocio comercial de LaLiga y una cuenta en participación de los ingresos audiovisuales, estableciendo un múltiplo de ebitda de 15,1 veces, ligeramente por encima de la que se fijó para la Serie A.

Javier Tebas

La rueda estaba ya inventada, y sólo había que ponerla a girar. CVC ha sido una de las firmas de inversión más activas en la creación de gigantes de la industria del deporte durante las últimas décadas, y en LaLiga vio una oportunidad de negocio que iba más allá de crear un brazo tecnológico al estilo del de la MLB. Así se fraguó una operación que arrancó hace menos de un año y que ha dado una valoración de 24.250 millones de euros a la gestora del fútbol profesional español.

El plan original de Javier Tebas pasaba por crear un hólding al que traspasar la explotación de su OTT y sus herramientas antipiratería y de gestión, con visos de venderla como marca blanca a otras competiciones. Las primeras conversaciones situaron la valoración en más de 450 millones de euros, con la idea de que el potencial inversor tomara una participación del 60%.

Ahí empezaron los contactos con Bruin Sports Capital, un fondo especializado en el sportainment que a finales de 2019 levantó 600 millones de dólares junto a CVC. A la firma creada por George Pyne se le escapaba por los términos de la operación, pero el gigante del private equity vio que el acuerdo podía ir más allá. Especialmente, tras quedar en saco roto una operación muy similar a la de LaLiga Impulso que venía negociando con la Serie A.

Fuentes próximas a la operación indican que “la valoración está en línea o superior a la de la Serie A” con cualquier métrica utilizada. La más extendida es la del múltiplo de ebitda, que para LaLiga ha sido de 15,1 veces, mientras que para la competición italiana era de entre 14,4 y 15 veces. El resultado operativo de la gestora del fútbol profesional español se situó en 1.610 millones de euros en 2020-2021, equivalente al 82,4% de los ingresos que gestiona.

CVC ha hecho una valoración de LaLiga equivalente a 15,1 veces su ebitda en la temporada 2019-2020

Las diferencias son mayores si se analizan otros múltiplos diseñados ad-hoc por CVC, como el de valor compañía sobre ingresos del sistema (7,3 veces en LaLiga por 6,6 veces en la Serie A); sobre el valor de las plantillas deportivas (4,9 veces frente a 3,4 veces) o sobre el volumen de fans en el mundo (41,3 veces por 40,1 veces).

Entre las razones para una diferencia de sólo medio punto entre un múltiplo y otro, las fuentes consultadas indican que “el punto de partida de LaLiga es más exigente y deja menos espacio para el crecimiento que en Serie A o en otras ligas, ya que el valor de derechos domésticos es el más alto”. Es decir, que el fútbol español se encontraría en un punto de madurez que el italiano aún no ha alcanzado, lastrado por la falta de unidad entre los clubes y la influencia que ha ejercido Sky históricamente para frenar la entrada de nuevos players audiovisuales.

Sobre el punto de madurez adquirido por la competición, Tebas ya ha ido lanzando mensajes en esta línea durante los últimos meses. El dirigente tiene claro que el valor de los derechos en España prácticamente ha tocado techo y se contentaría con un alza del 3% para el próximo ciclo, y para crecer a nivel internacional es necesaria esa inversión en infraestructuras y plantilla que podrán adelantar con los recursos de CVC. Hoy, LaLiga ya es la que más exprime su negocio en términos de ingreso por habitante en su mercado natural.

En ambos casos, para las valoraciones sólo se tuvieron en cuenta los ingresos que gestiona cada competición, quedando obviamente al margen el negocio de cada club. Así, para LaLiga se tomó como referencia los 1.954 millones de euros que obtiene a través de los derechos de televisión, la comercialización de patrocinios y las operaciones de sus filiales tecnológicas, las joint ventures de China y Norteamérica, o la licencia de marca para proyectos como el del parque temático en Port Aventura.

CVC tendrá una participación del 10,95% sobre la sociedad a la que se traspasará todo el negocio comercial, mientras que de los derechos de televisión se quedará una parte de los beneficios netos que se quede la competición una vez se realice el reparto entre los clubes. Se hará mediante un contrato de cuenta en participación, similar al que el Real Madrid firmó en 2017 con Providence para su negocio de patrocinios. Participa en las ganancias, pero sobre el papel no interviene en la gestión ni es propietario de esos derechos.

El porcentaje exacto que se quedará de los ingresos adicionales que genere LaLiga en los próximos años no se ha hecho público, aunque en documentos usados en la negociación se prevé que esta inyección permita sumar dos puntos anuales de crecimiento al avance orgánico que ya se contemplaba. Actualmente, la gestora venía cerrando cada ejercicio con un beneficio neto por encima del millón de euros, pues el grueso del dinero se redirige automáticamente a los clubes.

LaLiga confía en que los clubes obtengan una rentabilidad anual del 4% con las inversiones que deberán realizar

Bajo este esquema, los análisis elaborados por CVC y LaLiga establecen una rentabilidad anual bruta para la firma de inversión, el denominado Wacc, del 9,3%. Desde la entidad que preside Javier Tebas sostienen que es “significativamente menor” a la tasa de descuento que suele aplicar el private equity a la inversión en negocios maduros, que sus estudios sitúan en el 15%. Otras fuentes del capital riesgo consultadas sostienen que, en la práctica, suelen contentarse con retornos de entre el 10% y el 11%.

La gestora del fútbol profesional confía en que el coste anual para los clubes pueda quedar neutralizado con el crecimiento que experimenten gracias a las inversiones que se les invita a realizar. Según sus cálculos una “rentabilidad razonable” sobre estos proyectos estaría en torno al 4% anual, pensando en un aumento de ingresos por matchday o menor coste en la confección de la plantilla por mayor capacidad para generar talento deportivo.

No es una cuestión menor, pues el coste medio de los recursos financieros (deuda y capital) que han sostenido la actividad del fútbol profesional en España ha bajado del 5,1% en 2014-2015 al 4,1% en 2019-2020. “Debe insistirse que esta mejora viene determinada no solo por las excepcionales condiciones macroeconómicas en general, y por la estructura temporal de las tasas de interés de mercado (índice Euribor y tasa libre de riesgo -rentabilidad de la deuda soberana-), en particular, sino muy singularmente por la solidez financiera intrínseca de la competición española”, sostiene LaLiga en su último informe financiero.

Quince de los clubes ya han oficializado su voto favorable a la operación, pues la creación de LaLiga Impulso salió adelante en comisión delegada por unanimidad. Ahora queda resolver la votación en una asamblea con los 42 equipos la próxima semana. Se da por descontada la oposición del Real Madrid y queda ver cuál será la decisión del Barça, dubitativo sobre cómo puede impactar a los planes de la Superliga por más que sea el más necesitado de estos recursos.

El acuerdo con CVC establece un sistema de reparto basado en el peso que cada club ha tenido en la distribución de los ingresos por televisión desde 2015. La devolución será a cuarenta años, sin intereses y con cláusulas en caso de salida del torneo. Y el rango de cobros iría desde los 270 millones que podría recibir el Barça, a los aproximadamente 5 millones de un recién llegado al fútbol profesional, según las estimaciones realizadas por 2Playbook.

Publicidad

Publicidad

Alta Newsletter

Completa el formulario para unirte a la comunidad de profesionales de la industria del deporte de 2Playbook y recibir cada mañana la información que necesitas para tu jornada.

Formulario

* Opcional
Áreas de interés