Publicidad

Golpe de timón en Metropolitan: los Pellón salen de la gestión y los Castro asumen la dirección

Javier y Sergio Pellón, consejero delegado y director general, siguen por ahora como accionistas de la cadena de clubes premium que han liderado durante los últimos treinta años. Arturo Castro, hijo del fundador del grupo Hesperia, asume la dirección.

 Metropolitan

Golpe de timón inesperado en Metropolitan. José Antonio Castro, propietario de Hesperia y máximo accionista de la cadena de gimnasios premium, ha roto con Javier y Sergio Pellón, sus dos socios y accionistas, tras más de treinta años al frente del negocio, según ha podido saber 2Playbook. La decisión, que ha cogido por sorpresa a sus más de 1.200 empleados, se produce por un conflicto entre los dos socios.

Si bien ambos han dejado de ser ya consejero delegado y director general, respectivamente, su salida no supone por el momento ningún cambio accionarial. Es decir, que Javier Pellón, al frente de la compañía desde su fundación hace treinta años, aún mantiene una participación relevante. Ninguna de las partes ha querido realizar comentarios a preguntas de este medio, que sí ha tenido acceso a las distintas comunicaciones internas de estos días.

“Nunca pensamos, cuando os escribíamos todas las cartas durante la durísima época de la pandemia, que podría haber una situación aún más inesperada”, admiten los dos hermanos en su carta, que también firma José Luís de la Guardia, accionista minoritario y director general de instalaciones de Metropolitan, quien ha sido igualmente cesado. En los próximos días no se descarta que haya nuevas salidas en la alta dirección de la compañía.

El vuelco en la gestión se ha comunicado ya internamente, en un texto en el que la propiedad asegura que “no se va a producir ningún cambio, todo seguirá como actualmente; […] sólo tenéis que pensar en continuidad y evolución”. Eso sí, los primeros cambios ya son visibles, pues José Antonio Castro, al que la nueva dirección recuerda que “era y es” el accionista mayoritario, ha puesto a uno de sus hijos, Arturo Castro, como director general.

El máximo accionista de Metropolitan ha situado al frente de la dirección general a su hijo Arturo Castro

Además de padre e hijo, el primero como máximo accionista y el segundo como primer ejecutivo, al frente del área de obras y mantenimiento estará Paco Castro. Junto a los ellos estará José Antonio Linati ejerciendo las funciones de consejero delegado, hombre de confianza del máximo accionista y actual director general corporativo de Castro Construcciones; durante un breve periodo de cinco meses, también fue consejero delegado de la cadena hotelera NH. Al frente del área de finanzas y administración estará Iñaki Cucurull, director financiero del grupo Castro desde hace más de 16 años.

A la espera de conocer cómo se resuelve el aspecto accionarial, está por ver qué cambios comporta este nuevo liderazgo; especialmente, porque toman las riendas de una compañía que bajo la batuta de los Pellón llegó a facturar más de 80 millones de euros antes de la pandemia y se convirtió en la líder del mercado español por ingresos. También fue de las primeras en explorar la internacionalización, con un club en Niza (Francia).

Hace un año, Metropolitan se desprendió a activos que consideraba no estratégicos, como los centros deportivos que operaba en Murcia y Torrelavega (Santander). De este modo, centraba sus esfuerzos en operar los clubes que tiene en Barcelona (7), Madrid (5), Zaragoza (2), Bilbao (2), Santander, Sevilla, Gijón, A Coruña, Vigo y los dos últimos que ha abierto en Niza y San Sebastián. En total, Metropolitan suma 22 instalaciones operativas.

“Han sido más de treinta años trabajando para construir piedra a piedra esta empresa que hoy es Metropolitan. Cada detalle, la idea, el concepto, el nombre, los clubes, su diseño, su decoración, la forma de trabajar, pero sobre todo el espíritu y el alma que han movido a esta “familia” han sido fruto de un esfuerzo titánico, pero también fruto de ilusión sin límites”, recuerdan los Pellón en su carta.

En la actualidad, la empresa estaba invirtiendo en ampliar y mejorar su red de instalaciones, que se ha financiado siempre con recursos propios y en colaboración con distintos inversores, que asumían la inversión en la obra a cambio de asegurarse un contrato de explotación a largo plazo con Metropolitan; de hecho, los Castro son propietarios de seis de los clubes, algunos de ellos incluidos dentro de hoteles de Hesperia.

Si en 2020 la compañía aumentó en 2.000 metros su club de Bilbao y en 1.500 metros el de A Coruña, en 2021 sumó otros 1.500 metros su club de Barcelona ubicado en Gran Vía. Este año le ha llegado el turno a Sevilla, que pasará a contar con 1.500 metros cuadrados más en los que habilitará un área social más amplia, con coworking, y una sala de fitness más grande, con espacios de entrenamiento de alta intensidad (Hiit), boxeo y Crossmet, la marca creada para identificar el entrenamiento funcional.

Metropolitan aspiraba a recuperar los 70 millones de euros de facturación en 2022

También ha estado incorporando espacios boutique en sus gimnasios, un proceso que inició con el centro de San Sebastián, puesto en marcha el año pasado. Se trata de un centro de 20.000 metros cuadrados, entre espacio de entrenamiento interior y exterior, en el que puede haber hasta siete actividades paralelas con entrenador en la sala de fitness. La idea que tenía meses atrás era trasladar esa filosofía a otros centros.

A estas novedades se sumó la apuesta por el servicio de entrenamiento online, que le ha llevado a grabar contenidos para que sus clientes puedan entrenar fuera del club cuando no puedan acudir. Para ello se ha habilitado un estudio en el club de la calle Galileo, en Barcelona, donde también tiene su sede. El inmueble es propiedad de la familia Castro, si bien un juzgado de Galicia ha ordenado su subasta por 4,5 millones de euros para hacer frente a las reclamaciones de un grupo de extrabajadores de Grupo de Empresas Álvarez (GEA).

La compañía cerró 2021 con unos ingresos totales de 60 millones de euros, un importe ligeramente superior al que registró en 2020, aunque 20 millones por debajo de 2019, cuando la pandemia aún no había hecho acto de presencia y los clubes de fitness podían operar con normalidad.

En términos de rentabilidad, Metropolitan Spain ha generado importantes beneficios estos últimos años, con una media de más de tres millones de euros anuales desde 2015. Los números rojos sólo aparecieron en 2020, con 1,5 millones de euros, debido a la dramática caída de ingresos por la pandemia y la decisión de mantener las condiciones salariales de todos los empleados pese a los cierres.

A la espera de conocer la nueva hoja de ruta, la compañía tenía previsto crecer, hasta superar los 70 millones de euros en 2022, primer año en que Metropolitan podrá operar con relativa normalidad desde el estallido de la pandemia. La previsión de la antigua dirección para este ejercicio era continuar entre un 5% y un 10% por debajo de las ventas prepandemia a igual número de clubes, aunque en el primer semestre se habían superado las expectativas, anticipando una recuperación más rápida.

 

Segundo relevo en una dirección general de una cadena de gimnasios

Grupo Duet también ha cambiado su dirección general con la salida de Jaime Gutiérrez, que seguirá como asesor externo de estrategia. Su relevo llega año y medio después de que fichara como primer ejecutivo de la gestora de instalaciones deportivas, que a finales de 2020 pasó a estar controlada por la firma de inversión Sixth Street y su gestora de fondos Ithaka. El año pasado también salió de la dirección general de Forus Javier Sancho, uno de los fundadores de la compañía.

Publicidad

Publicidad